Friday, September 16, 2005

a las mujeres maltratadas

Gracias por insultarme cada mañana,
Gracias por exigirme la cena,
Gracias por violarme silenciosamente,
Gracias por partirme la boca
Y obligarme a no exigir respuestas.
Gracias por no darme las gracias,
Y recordarme que, por supuesto,
Los pantalones de hace cinco años no me caben.
Gracias por reprimirme,
y gracias por burlarte de mi sueldo, de mi pelo, de mi madre,
Gracias por irte de putas,
Gracias por rebajarme y mentir a tu familia,
Gracias por culpabilizarme.
Gracias, especialmente, por morirte,
Porque ahora, sabiendo la alegría que me produce tu ausencia absoluta,
Si llegas a tardar un día más, te mato con mis manos.
Lo que no te perdono nunca
Es que me pidieras que me casara contigo,
Con esos ojos de bueno,
Y que me dieras dos hijos preciosos
Que habrías abandonado si hubieras tenido más dinero.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home