Tuesday, October 25, 2005

un artículo interesante

Maricón. Tortillera. Gay. Lesbiana. Más finamente (o más eufemísticamente), personas homosexuales.
Hoy en día hay pocas palabras más polémicas que éstas. Y el tema de los gays (qué es un gay, por qué un gay es gay, es normal/sano/moral ser gay, horribles etcéteras) se está machacando en los medios (y venga con los gays, los draks, las tetas operadas, qué morbo) y frivolizando, muy patéticamente, en nuestros partidos políticos.
Y a todos nos ha enganchado el tema. Que si el primo de mi amiga es gay, que si los gays son unas locas de la vida, que si qué más da tio o tia, que si hombre y mujer los creó.

Queridos lectores,
No soy moralista, ni doctora, ni gay, ni falta que hace. Pero entre tantas voces que chillan y lorean en contra o a favor de los gays, o en contra o a favor de las bodas de los gays (qué trivialidad, qué allanamiento de la intimidad y libertad individual), brillará con mi sombra de cabreada la tolerancia, desmoronando así la intolerancia de las recetas médicas y las declaraciones divinas de la Conferencia Episcopal.

Está más que claro que los gays han existido desde siempre, siempre, siempre. Lean a los clásicos. Miren muchos cuadros. Rebusquen en su propia conciencia, quizás transformada por los prejuicios y el tiempo. Y, especialmente, sumérjanse en el significado de la dignidad humana.
¿Quieren saber quiénes son los personajes que han negado o despreciado su existencia, la existencia de esas atracciones, emociones, corazones y piernas? El cristianismo -y el resto de las religiones tradicionales que se sepa- ha matizado, a lo largo de la historia, su visión de los gays: diablura, pecado, aberración, vergüenza, perversión, castigo.
Lo más blandito que han dicho ha sido algo así como "enfermos". Renglones torcidos de Dios. Errores de la naturaleza. Oh, oh, no olviden, queridos lectores, que el que siente compasión mira al otro desde arriba. Ayer mismo un amigo musulmán me decía que las lesbianas no existen, que directamente no existen.
Y los otros personajes, más en su linea, que joroban con sus teorías anti-gay son ciertos médicos que califican la homosexualidad de "patología".

Bien, la verdad es que es penoso que tengamos aún hoy que explicar estas cosas tan obvias: los gays son... gays, no mucho más, la verdad. Personas. Personas con bigote y pelos en las ingles, con ojos y miopía, con sentimientos, malicias, dudas y dolor de barriga, osea, igualitos a los curas, a los doctores y a los políticos. Que manda narices que la política tenga que meterse en estas cosas, tan personales.

¿Es que no saben estos predicadores que podemos vivir sin su salvación? ¿Es que no saben que no nos gusta que nos intenten incrustar su moralidad? ¿Es que no quieren entender que se puede tener una moralidad sin que sea la suya? ¿Es que no sabeis, defensores de la familia, que los gays no van a devorar a vuestros hijos? Por favor, a parte de los locos de atar españoles y de los asesinos españoles, ¿hay algún alma en España que no apoye a la familia, a su familia, a su tierna infancia y educación?

Queridos lectores, a veces me parece que a veces el partidos más equilibrado se convierte a ratos en increíble esperpento y antagónico espejo del radicalismo de los socialistas.
Hay que decir también que, según los propios gays (que realmente son los que tienen que opinar), la homosexualidad no es absoluta. Uno no es completamente Eva, ni completamente macho ibérico. Pero en realidad esta polémica está fuera de lugar. No me importa la descripción de gay, de mujer, de hombre, de plátano. Cogito ergo sum, esta es la única certeza, ¿no?
Así que hablemos de lo importante. Hablemos del Partido Popular y de la vergüenza que sentimos algunos populares. Hablemos de la manifestación del sábado, que haciendo uso de su libertad de expresión, algunas familias querían cortar y desgarrar la libertad de otras.

Hay varios partidos, digamos "respetables" (por número de afiliados) de izquierdas, pero de derechas... sólo está nuestro querido y, hasta el sábado, admirado PP.
¿Qué pasa, que una persona que está en contra de la negociación con ETA tiene que estar en contra del matrimonio homosexual?
¿Qué pasa, que una persona que está en contra del reparto a troche y moche de papeles ha de despreciar el matrimonio homosexual?
¿Qué pasa, que si yo soy gay tengo que hacerme del PSOE, cuyo líder, me avergüenza?

Peperos amigos, me estais poniendo a mí y a los gays contra una espada y una pared. Porque vuestro partido es el que lucha por la educación y por la libertad, por la unidad de España, entra tantas cosas, y, sin embargo, en temas morales (y que mania con que los gays tengan que ser morales o amorales, qué manía con evangelizar) no sois, repito, más que el antagónico espejo de la radicalidad de los socialistas.
¿Que yo me bese con mi amiga María tanto os molesta? ¿Os pervierte? ¿Os asusta? ¿Soy yo la enemiga de la familia, de la razón, de la bondad y del Dios en el que creen, incluso, algunos maricones, tortilleras, gays y lesbianas seguidores del Jesús que predicaba el amor?
Por favor, rectifiquen. No se trata de religión, ni de ciencia. Se trata de la ley de Mogli y su amigo el oso de "vive y deja vivir". Derechos humanos que se llaman, ¿les suena? Mi libertad acaba donde empieza la libertad de los demás, ¿les suena está frase de 3º de la ESO?
Háganme caso, que así no me cambiaré de acera, lo que haría muy a pesar. Y, queridos lectores, no me refiero a besar a mi amiga María, sino a mi compañero José Luis Zapatero.

¿Han visto alguna vez uno de esos cuadros que parecen un vómito, un rallajo de un niño pequeño o un boceto improvisado de un mal sueño? Sí, a algunos les molesta que a esto se le llame arte, pues no se puede comparar el valor de un monigote (supermoderno) con un buen retrato, original, detallado y realista. A algunos les molesta que se le llame matrimonio a lo que es una unión entre dos bigotes o pintalabios. Legalizando el matrimonio homosexual, ¿se rebaja la calidad de un matrimonio "como Dios manda"? ¿pierde acaso su valor sentimental, espiritual y eternizante? ¿Perjudica a alguien? Pregunto, sabiendo que una acuarela no es lo mismo que una persona y sin despreciar a ningún Picasso.

1 Comments:

Anonymous Anonymous said...

Yes undoubtedly, in some moments I can phrase that I approve of with you, but you may be in the light of other options.
to the article there is even now a definitely as you did in the go over like a lead balloon a fall in love with publication of this demand www.google.com/ie?as_q=123 dvd converter 4.6.3 ?
I noticed the catch-phrase you have in the offing not used. Or you use the black methods of development of the resource. I suffer with a week and do necheg

10:37 PM  

Post a Comment

<< Home